miércoles, 5 de septiembre de 2012


Parasitosis en niños de primaria



Objetivos:

  • Enseñar a los niños de primaria de forma didáctica, creativa y eficiente, los métodos de contagio de parasitosis a través del ciclo mas conocido como ano-mano-boca. 
  • Que los niños de 7-12 años aprendan que la parásitosis no se reproducen dentro de nuestro organismo y necesitan completar su ciclo fuera de él. 

Ciclo ano-mano-boca 



La parasitosis intestinal sigue constituyendo un problema de salud pública para los habitantes de diversas regiones del mundo y en especial en áreas tropicales y subtropicales. La población principalmente afectada sigue siendo la infantil debido a su inmadurez inmunológica y poco desarrollo de hábitos higiénicos. Además, representa un importante problema de salud, que se acentua principalmente en las áreas rurales de los países en vías de desarrollo, afectando con mayor frecuencia y severidad a los niños, los ancianos y los pacientes inmunocomprometidos. 

ntre las causas que conllevan a la alta prevalencia de parasitismo intestinal provenientes de áreas rurales podemos citar, además de las precarias condiciones socioeconómicas en que viven las familias que albergan a niños, la falta de educación sanitaria tanto en los niños como en sus grupos familiares, reflejándose un desconocimiento total de las mas elementales medidas higiénicas que se deben tener en cuenta a la hora de preparar y distribuir los alimentos. De igual forma desconocen completamente los ciclos de desarrollo de los diferentes parásitos haciéndolos mas vulnerables a la infección y reinfección. 



Los parásitos son seres vivos que necesitan de otro organismo para vivir son huéspedes, que invaden para subsistir.Existen varias formas de diseminación la mas común es cuando la persona infectada, frecuentemente un niño, se rasca la zona anal directamente y los huevos quedan debajo de las uñas. 







La parasitosis es una enfermedad infecto contagiosa que padecen muchas personas, especialmente los niños. Estos ingresan al organismo a través de la ingesta de alimentos contaminados o del agua que bebemos. Otros parásitos ingresan a través de la piel, especialmente por las manos y los pies.

La Organización Mundial de la Salud -OMS- estima que más de dos millones de personas en todo el mundo, principalmente niños y mujeres embarazadas, están infectadas por parásitos intestinales debilitantes, que es uno de los problemas de salud más persistente que causan anemia en lactantes, bajo peso, malnutrición y crecimiento retrasado. También, el desempeño escolar y las actividades de los niños son afectados.



Los síntomas son generalmente específicos y de intensidad y duración variable.
  • Puede haber malestar general.
  • Dolor abdominal de localización variable.
  • El paciente puede referir anorexia, nauseas y flatulencia.
  • Puede haber fiebre dolor de cabeza intranquilidad.
  • Insomnio y síntomas de anemia.
  • Fatiga, debilidad, mareos y pérdida de peso.






La OMS sostiene que la parasitosis es patológica con un alto componente social. Ésta podría ser controlada, pero difícilmente eliminada.


Las medidas de prevención contra la parasitosis están vinculadas a la modificación de los hábitos, la educación y el bienestar de la población.


Medidas preventivas

  • Lavarse las manos siempre después de cada actividad.
  • No consumir carne o verduras crudas o frutas sin lavar.
  • Promocionar la lactancia materna. Se ha comprobado que ésta protege contra parásitos, principalmente los que originan diarreas.
  • Hervir el agua de consumo por un minuto, utilizando esta modalidad como norma, especialmente cuando la ingieren lactantes y niños.
  • No caminar descalzo o con calzado abierto en suelos de tierra o arena húmedos.